MIELE

Reciclabilidad, reparabilidad y durabilidad, las claves de los electrodomésticos de Miele

El pasado 8 abril entró en vigor la nueva ley de Residuos y Suelos Contaminados para una economía circular, que pretende reducir el impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente. Una ley que llega para frenar el despilfarro del plástico y educar a la población de la necesidad de respetar el medio ambiente.

Y es que, apenas 70 años desde la generalización de su uso, el plástico se ha colado en todos los rincones de nuestro día a día, hasta un punto en el que medir su alcance resulta incuantificable. A pesar de que la campaña contra el plástico ha sido una de las causas medioambientales que más ha crecido en los últimos años, su expansión sigue inundando el planeta.

Hoy en día, solo en Europa se vierte entre 70 000 toneladas y 130 000 toneladas de plástico al agua cada año, según datos de WWF. Y España arroja más de 126 toneladas de plásticos al día, colocándose como el segundo país que más plásticos vierte al Mediterráneo

En este sentido, cada 17 de mayo se celebra el Día Mundial del Reciclaje, para concienciar de la importancia de tratar los deshechos de forma adecuada y con el objetivo de pasar del modelo lineal al circular, como claves para poder cuidar nuestro planeta y reducir la huella de carbono.

Como marca líder de electrodomésticos premium, Miele lleva años sumándose a esta lucha y preocupándose por el modo en que se producen y envasan sus productos con el objetivo de seguir mejorando su utilidad y reduciendo los residuos. Una de las bases con las que se trabaja constantemente es en la aplicación de los principios de una economía circular y la reutilización de materiales, asegurando ninguna reducción relevante en los niveles de calidad. El objetivo de la marca es aumentar el volumen de plástico reciclado hasta las 7.500 toneladas para 2025.

Un compromiso: mayor potencial de reciclabilidad

La continua investigación para encontrar materiales alternativos y soluciones más respetuosas con el medio ambiente tanto logísticas como innovadoras en la creación de los productos, hacen de Miele una marca comprometida con el medio ambiente.

Dentro de este compromiso cabe destacar que Miele cuenta con la gama de electrodomésticos con mayor potencial de reciclabilidad. Esto se debe entre otras cosas a que se ha apostado por utilizar más acero y menos plástico en cada uno de sus productos. Además de que, en el uso de plásticos, se utilizan frecuentemente plásticos del mismo tipo para hacer un reciclado más fácil.

Desde el desarrollo del producto hasta el tratamiento de los residuos, se asegura que cada uno de los productos sean aptos para el reciclaje. Esto se debe a una cuidadosa selección de materiales y técnicas de unión, que se desarrollan en cada una de las fases.

Productos que aseguran una mayor durabilidad y reparabilidad

Los electrodomésticos de Miele son conocidos por su fiabilidad. Sin embargo, es cierto que en el transcurso de una larga vida útil pueden producirse averías que requieran la asistencia del equipo de servicio.

Fiel a su campaña “Calidad por delante de su tiempo”, los electrodomésticos de Miele están diseñados para una vida útil sostenible, y para cuando esta acabe, una eliminación y reutilización de sus materiales comprometida con el medio ambiente. Tras varios estudios y pruebas, los electrodomésticos cuentan con una larga durabilidad, una media de 20 años, son de bajo consumo y en caso de avería, se apuesta por su reparación y no por su sustitución, gracias al diseño “Easy Repair”. Además, cada nuevo electrodoméstico se somete a una prueba para su futuro reciclaje o destrucción, comprometiéndose a la optimización de estos procesos cuando llegue el momento.

Envases comprometidos con el medio ambiente

Miele apuesta por la investigación y la prueba de la reciclabilidad, por lo que muchos de sus envases no solo están probados por ellos mismos, sino que cuentan con la prueba y evaluación de institutos externos. Además, expertos y empresas de gestión de residuos realizan pruebas prácticas para garantizar que los materiales utilizados sean fáciles de separar y clasificar.

En este sentido, los embalajes utilizados en los envíos de los productos Miele están en continua revisión. La innovación que caracteriza a la marca unido a su propuesta de sostenibilidad lleva a una continua búsqueda de materiales alternativos para poder seguir optando por soluciones más respetuosas con el medio ambiente.

Miele también ha rediseñado los envases de toda la gama de productos de limpieza y cuidado para que no sólo estén perfectamente adaptados a sus electrodomésticos, sino que sean más respetuosos con el medio ambiente. Un ejemplo de ello es el envase de PowerDisk para uso en lavavajillas en plástico 100% reciclado, o las pastillas de Miele All in 1 ECO, que no contienen micro plásticos y son biodegradables.

* En el Día Mundial de Reciclaje, la marca recuerda la importancia de concienciar sobre la necesidad de tratar los deshechos de forma adecuada y cambiar al modelo circular de utilización de los recursos para cuidar nuestro planeta

* Miele se compromete a fabricar electrodomésticos con 20 años de vida útil, promover la reparación antes que la sustitución y prever la destrucción y el reciclaje de estos para causar el menor impacto posible en el medio ambiente.

www.miele.es

Electrodomésticos

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »